jueves, 2 de noviembre de 2017

El orden importa

Querer -> hacer. Siempre funciona así, o debería.

Recuerdo formularme preguntas, y buscar la respuesta. Querer hacer algo que requería encender la PC, encenderla y hacerlo; luego encender la PC y mirar el monitor lleno de íconos, buscando algo para hacer.

Recuerdo necesitar acceder a internet para buscar algo, ir al cyber y buscarlo, y volver; luego abrir el navegador, con Google esperando mi consulta, y yo sin nada que buscar.

Recuerdo perseguir a amigos para que me enviaran fotos de algún cumpleaños o juntada, o intentar mantenerme en contacto y enterarme tarde de los eventos, así que me hice una cuenta de Facebook, y lo abría sólo a veces, para mantenerme al tanto de aquellos de quienes me quería mantener al tanto; luego pasó a ser una pestaña siempre abierta en el navegador; luego a ser una app que siempre está allí, dando notificaciones; y ahora..

Ahora cualquier momento libre que uno tiene, se empieza a formular en nuestro interior un deseo, una intención, pero antes de que tenga tiempo de desarrollarse en una idea concreta, desbloqueamos la pantalla de nuestra computadora de bolsillo, abrimos Facebook y escroleamos, "buscando algo".. ¿buscando qué? .. buscando algo que no vamos a encontrar jamás, porque no está ahí afuera.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Las horas solitarias compartidas

Es curioso como logra sentirse una cierta solidaridad anónima al mirar por la ventana en horas trasnochadas y detectar un puñado, sólo un puñado, de rectángulos iluminados entre las torres de concreto que bloquean el horizonte. De repente una iglesia arcáica arroja también un puñado de tonos y nos recuerda que los demás, todos los demás, están durmiendo en la oscuridad.