domingo, 31 de julio de 2016

Stuck in a Loop

A veces uno se cuelga, no porque uno quiera colgarse, ni porque no quiera dejar de estarlo, sino porque a veces uno se cuelga (...)

domingo, 19 de junio de 2016

Vivir

Y quizás sólo de esto se trata, ¿no?

Investigar lo que nos da curiosidad, ignorar lo que nos aburra. Hacer lo que nos 'haga bien', evitar lo que 'nos haga mal'... Pero a esto hay que agregarle la perspectiva, el pensar en el futuro, en cómo lo que hacemos hoy lo podría afectar, si lo que hoy "se siente bien" realmente 'nos hace bien' a la larga, y lo mismo con el 'mal'.

¿Y si nuestras definiciones de 'bien' y 'mal' para distintas cosas cambiaran? ¿Y si lo que nos interesa y motiva también? No podemos saberlo.

De acuerdo a lo que sabemos, lo que nunca hemos descubierto aún y lo que de alguna forma olvidamos, lo que sentimos y cómo y cuánto lo sentimos, lo que experimentamos con nuestros sentidos y lo que 'simplemente se nos ocurre', todo esto puede cambiar, y según esa combinación efectivamente podríamos decir que a efectos prácticos somos una persona distinta, al menos en los aspectos relevantes, pero.. Algo siempre debe persistir.

Biológicamente al menos, sabemos que somos Naves de Teseo orgánicas, cambiando nuestras células por otras nuevas a medida que van muriendo, cambiando los átomos que nos componen, pero, ¿que pasa con nuestras neuronas? ¿que pasa con sus sinapsis? ¿con los conceptos que hemos aprendido y los recuerdos que hemos formado?

Biológicamente podemos afirmar que somos el mismo macro-organismo, al igual que la mariposa que emerge de un capullo sigue siendo la misma criatura que siendo gusano se metió en el mismo, a pesar de haberse convertido en una pulpa en el proceso. Como mínimo sabemos, gracias a investigaciones, que los primeros recuerdos que forma una oruga son perdidos al emerger del capullo, pero los más recientes sí se conservan.

Si suponemos que al iniciar su existencia un humano no posée más que capacidad para procesar entrada de datos sensorial, todo nuevo recuerdo que forme se verá definido por el "valor" que tenían sus distintos inputs a cada momento en particular. Luego irá pudiendo relacionar qué activación de qué neuronas se corresponde a tal cual output, como ser movimientos de músculos puntuales.

Luego, de alguna forma, uno empieza a 'sentir' necesidades, y forma conceptos acerca de que 'comportamiento' tiene que 'efecto'. Aquí es cuando por primera vez la mente se comienza a elevar del "bajo nivel" (usando la inevitable analogía con una computadora y su programación) y ya no se piensa sólo en acciones individuales, sino que arranca el proceso de análisis de causa y consecuencia, y comenzamos a poder trabajar en distintos 'niveles de abstracción'.

A partir de ese punto los recuerdos y pensamientos ya no se ven limitados a las sensaciones provenientes del exterior y a los sentimientos internos, sino ahora también a una combinación de todos los demás recuerdos y conceptos que se han acumulado, aunque con grados de influencia que varían entre la aparente insignificancia hasta el absolutismo fanático.

Nótese que el poder delegar estas "tareas y conceptos más simples / de menor nivel" y poder trabajar en niveles de abstracción superiores nos abre un abanico cada vez mayor de posibilidades, pero no por ello sus componentes "más sencillos" se vuelven menos importantes. Por un lado nuestro entendimiento de los mismos se re-define (como diré más adelante) y, por otro, si no fuésemos capaces de comprenderlos/realizarlos el siguiente escalón se volvería imposible. (Nota mental: re-visitar esta idea cuando 'sepa' de que va el movimiento de Mindfulness)

Así sucede también cuando una persona intenta adquirir una nueva habilidad en el transcurso de su vida: al comienzo tendrá problemas incluso con sus aspectos más básicos, pero con forme gane naturalidad no sólo su eficacia y eficiencia en utilizar esta "habilidad" aumentarán, sino que podrá pensar en forma más elevada acerca de el por qué aplicarla, cuándo, cómo y que efectos tendrá, pasando la mera aplicación de la misma a ser un acto trivial, relevante sólo por su causa y consecuencia, y el cómo sirva de fundación para nuevas habilidades o re-defina las ya conocidas.

Me he limitado a nombrar, sensaciones, sentimientos y pensamientos porque son de lo único de lo cual me encuentro consciente en este momento, pero de la misma forma en que éstos ya definían mi forma de ser antes de que cayera en cuenta de su clasificación, y de la misma forma que un fanático no necesariamente está consciente de su fanatismo, podría haber otras cuestiones que ignoro completamente pero me definen sin embargo.

Debo hacer un alto aquí y aclarar mi definición de 'fanático': de lo que ya he dicho se desprende que cuando uno adquiere un nuevo 'concepto', el mismo se define en base a una combinación de nuestras percepciones sensoriales, estado sentimental, 'cosas en las que estuviéramos pensando' en ese momento, y todos los demás 'conceptos' que ya conociéramos (y 'recuerdos en general' que poseyéramos?). Así también, a partir de ese momento todo nuevo concepto que adquiramos estará definido, en mayor o menor medida, por éste nuevo que ahora hemos adquirido. Y cabe destacar que, en algún momento, ha de desencadenarse un proceso que va hacia atrás, re-definiendo todo lo que ya sabíamos en relación al nuevo concepto aprendido con mayor o menor peso. Si una persona adquiere un concepto que re-define con un gran peso a todo aquello que ya sabía y, de la misma forma, generalmente no puede formar nuevos conceptos a menos que estén definidos en gran medida por el mismo, deberemos decir que esa persona es un fanático en relación a dicho concepto.

Claro que en la sociedad actual, y dependiendo de persona a persona, esto puede o no considerarse como algo malo. Una persona obsesionada con una celebridad generalmente no será bien vista, pero el fanático por una banda musical, por un equipo de fútbol, por una religión o un partido político, será visto en distinta luz dependiendo de quién sea el que mire. Por otro lado, ¿no podemos decir acaso que 'el amor' no es más que un fanatismo de este tipo mantenido recíprocamente entre 2 personas? ¿No sería la incapacidad de 2 seres de imaginar un mundo en el que no se comporten como uno sólo?

Con esta visión, el amor no puede existir unilateralmente, si no es recíproco y con la misma magnitud (o con una que exceda cierto umbral), técnicamente no será amor.

Pero volviendo a que "podrían haber cosas que me definen aunque las ignoro completamente", cabe aclarar algo más: para alguien que 'no sabe' algo, su existencia es completamente incomprensible. De la misma forma que alguien que ya ha 'aprendido' algo, si bien puede recordar que hubo tiempo en que no lo sabía, no puede recordar cómo era él en relación a esto. Así mismo: si una persona verdaderamente 'olvidara' algo, si se cortaran todas las uniones sinápticas de las neuronas donde se ha guardado este conocimiento, si ya no estuviera relacionado con "suficiente peso" desde ni hacia otros conceptos, ¿podría de alguna forma describirlo y discernir sobre su existencia "como si aún lo supiera"? Mi 'creencia' es que no, y que por ello es justamente que es particularmente difícil para ciertas personas comunicarse, y ni hablar de enseñar ciertas cosas: porque no logran ser capaces de "ponerse en el lugar" de quien sabe algo que uno no, o de quien no sabe lo que uno sí. Porque para quien 'sabe' algo, el saberlo es completamente natural, y para quien 'no lo sabe' siquiera imaginarlo es imposible.

Con sólo esto podemos ver cómo, entonces, las pequeñas diferencias en lo que hemos experimentado y cómo lo hemos interpretado nos van haciendo cada vez más y más distintos a los demás. Y a la hora de intentar ver las cosas desde el punto de vista de otro, hemos de asumir que todos empezamos como cajas negras que en general se rigen por las mismas reglas y principios de funcionamiento, y es sólo el tiempo nuestras vidas particulares que hemos vivido lo que nos hacen únicos, pero hay más. Por ejemplo, distintas personas pueden tener distintos grados de afantasia con respecto de distintos sentidos, esto es: la incapacidad de imaginar vívidamente experiencias sensoriales que no estamos teniendo (o quizás sería más interesante el decir que todos tenemos distinta capacidad de poder tener dichas 'imágenes mentales' -donde "imágenes" es un término vago, porque no sólo se limitan a lo visual-).

Aparentemente casi todos los humanos somos capaces de formar "imágenes" visuales a voluntad, pero esta capacidad va decreciendo para otros sentidos (como ser el poder escuchar una canción en nuestra mente o leer un texto con voces distintas a la nuestra, o recordar/imaginar como se siente al tacto el tocar algo con una textura en particular con alguna parte de nuestro cuerpo, oler cierto aroma o saborear cierta comida). Y para cierto porcentaje -muy, muy pequeño- de la población es imposible hacer esto para ninguno de sus sentidos, ni siquiera la vista. Curiosamente estas personas viven su vida "normalmente" asumiendo que cuando alguien nos dice "imagínate a vos mismo parado en una playa, con la arena en tus pies" esto es sólo "una forma de decir" y ni siquiera intuyen que una persona pudiera hacer esto o cómo y, de la misma forma, los que sí podemos hacerlo no podemos imaginar el cómo sería no poder.

Así mismo para quien ha nacido ciego es imposible imaginar como es 'ver', y para los que ya hemos visto algo alguna vez en nuestras vidas es imposible imaginar como es 'no-ver'. Claro, podríamos cerrar nuestros ojos, o efectivamente quedarnos ciegos, pero esto no nos haría 'olvidar' el cómo es ver. Una diferencia importante entre las capacidades sensoriales diferentes y la afantasia, es que en el primer caso es relativamente fácil darse cuenta que una persona es diferente en la forma en que percibe el mundo, porque la forma en que lo describe claramente difieren de las de los demás (como suele suceder con los niños que descubren su daltonismo en la infancia), pero en el segundo caso se trata de una diferencia que, si bien es extremadamente radical, es puramente interna y sus manifestaciones externas no son evidentes. ¿De la misma forma, en que otras cosas nuestra experiencia cotidiana podría ser increíblemente a la de los demás sin que nos diésemos cuenta porque lo que para uno (que puede) es evidente y cotidiano, y para el otro (que no-puede) es inimaginable?

También podríamos decir (a riesgo de hacer este post aún más inexorablemente largo) que hay distintas profundidades con las que uno puede saber algo, y serían: conocer ("saber de la existencia de"), saber ("saber verdaderamente"), creer ("tomar nuestra definición como la verdad absoluta"). Y aquí suceden 2 cosas curiosas: 1) de la misma forma que alguien que jamás ha siquiera oído acerca de la existencia de algo no puede imaginárselo, una persona que entienda algo a un cierto nivel cree que ya lo ha entendido por completo y le es imposible adivinar cómo se comprendería lo mismo a mayor profundidad; 2) frecuentemente los 2 niveles que más se malinterpretan son el conocer y el saber, especialmente al intentar enseñar algo: el alumno frecuentemente cree ya saber algo, cuando en realidad tan sólo lo conoce, y así mismo el maestro no logra comprender la diferencia entre 'no-conocer' y conocer (pero sin saber propiamente dicho).

Por último, algo interesante son las creencias. Si bien la forma de pasar de un nivel de entendimiento respecto de un concepto a otro más profundo es mediante un trabajo de análisis e introspección personal, esto no quiere decir que las conclusiones a las que se hayan llegado son necesariamente ciertas. El problema con esto es que si se llega a comprender algo a nivel de que se ha vuelto una creencia, uno se vuelve completamente seguro de que esto es verdad, más allá de que verdaderamente o sea o no.

Y quizás sólo de esto se trata, ¿no? De buscar que lo que creemos que es cierto sea verdaderamente cierto, y de estar consciente de aquello que nos define, y de cómo no-define a los demás. De entenderse a uno mismo y con suerte entender al otro, a pesar de que para lo que uno es evidente para el otro puede ser inimaginable, y aquello que tomamos como "una forma de decir" en realidad para otros podría ser una verdad completamente literal.