viernes, 9 de septiembre de 2016

Bodegón Crawl - Episodio II: El Vómito

En el colectivo rosarigasino, pocos lugares pueden permitirse tener un nombre tan místico como "El Vómito". Empecemos aclarando que no, el lugar no lleva ese nombre en ningún cartel, y ciertamente el nombre oficial de "Comedor Balcarce" suena considerablemente más apetitoso (¿aunque no tan suculento quizás?) que su sobrenombre, pero el imaginativo popular ha dictaminado que las porciones del establecimiento son tan abundantes que, si uno no se mide y come todo, termina vomitando, de allí el apodo.

En la velada que corre, los G.Or.D.I.S. han demostrado poder ser un grupo un tanto desorganizado, y en la vorágine de la sobrecarga de información a la que se expone uno día a día en estos tiempos modernos puede derivar en que uno se encuentre pidiendo mesa para uno en un bodegón tradicional.
Pro-tip: NO entren por la esquina, van a tener que esquivar
mesas, entren por balcarce y los va a recibir esta vista celestial
Entrar al Comedor Vómito equivale un poco a ser transportado a otro mundo, un mundo lleno de bullicio de comensales y donde la barra del lugar no es para acodarse a tomar algo, sino para buscar la cara de un mozo detrás de la bacha y pedir mesa, mientras se contempla la heladera enorme de madera con la bocha arriba, sufriendo en una encarnizada lucha termodinámica.

No teniendo acompañantes y siendo mi primera vez en este establecimiento de tanto renombre, procedí al default de pedir la milanga de la casa y un porrón de Stout (en retrospectiva, un litro de cerveza industrial no es la mejor idea para terminar una noche sólo de comilona y bloggeo, un Amargo Obrero y/o un tinto "de un tercio" y un sifoncito de soda hubieran sido opciones más acordes). La "Milanesa Especial Balcarce" (que 'estaba para la foto', pero no fue fotografiada para preservar el patrimonio cultural de la nación) constaba de la clásica carne empanizada, debajo de queso gratinado, debajo de una tajada generosa de morrón (rojo) y un huevo frito cabalgando majestuosamente, con papas rejilla en uno de los flancos.

Si he de hablar sobre el lugar, decepciona un poco el exceso de iluminación fluorescente, la verdad, pero los pequeños detalles que recubren el local hacen que sea indudable el utilizarlo como metro patrón de Bodegonancia. Y si hemos de pasar a las métricas, la Bodegonez también detona las alarmas: el mozo más joven no puede haber tenido menos de 30 años, y la mayoría no bajaba de los 50. No me llevé ninguna anécdota pintoresca, pero todos mis conocidos parecen tener al menos una relacionada a la peculiar forma en que antienden estos muchachos (siempre con resultados positivos).

Por último, los precios tampoco son taaan bajos como me los habían pintado, pero ciertamente son números más amigables que los de cualquier establecimiento que se pueda encontrar en la zona (recordemos: Oroño), y la disponibilidad de envases de litro habla por sí misma. La higiene de los baños no será tan impecable, pero al menos no olía mal, y desconocemos lo que bromatología opina sobre la cocina, pero al menos los platos los lavan en frente tuyo, así que podemos afirmar que a primera vista está todo bien.

El veredicto (unánime unipersonal) (*psst* recuerden dejar el mouse sobre algo para saber que significan):
  • Bodegonez (del servicio): 100%
  • Bodegonitud: 80%
  • Bodegonancia: 100%
  • Sabrocez: 89%
  • Peronitud: 70%
  • Tubos per cápita: litro de stout por cabeza
  • ¿Da para postre? Seeh (pero eviten el helado y vayan derecho al budín de pan, o al queso y dulce)

1 comentario:

  1. Hay dos detalles que merecen ser mencionados (pero que alargaban demasiado la nota):

    1) la forma en que el bullicio oscila entre un murmullo y el nivel "quilombo de curso de secundaria en hora libre" según los comensales se llenan y vacían la boca con comida
    2) la extraña noción de "optimización del espacio" que parece tener la administración: parece que simplemente hubieran metido tantas sillas y mesas como fuere físicamente posible, y luego dejaron que la naturaleza haga el resto. Aún no me decido si esto es algo bueno / que funciona o no.

    ResponderEliminar